Clínica de reproducción asistida

el futuro lo hacemos cada día.

Nuestra misión es ayudar a parejas con problemas de infertilidad. Aquí encontrarás la atención y el servicio que te mereces.

Clínica de reproducción asistida

el futuro lo hacemos cada día.

Nuestra misión es ayudar a parejas con problemas de infertilidad. Aquí encontrarás la atención y el servicio que te mereces.

Nuestros

servicios destacados

Análisis
Seminal

Fertilización
In Vitro

Inseminación intrauterina

Criopreservación
de semen

Preparación Endometrial y Transferencia Embrionaria

Espermocultivo

Nuestros

servicios destacados

Conócenos

Quiénes Somos?

URA es la clínica de reproducción asistida cuya misión es ayudar a aquellas parejas con problemas de infertilidad. Fundada en 1999 cumpliendo con los más altos estándares de calidad médica y tecnológica, cuenta con un grupo de profesionales certificados altamente capacitados para llevar a cabo los procedimientos de reproducción asistida. Nuestra unidad cuenta con el respaldo y la seguridad que ofrece Hospital CIMA Hermosillo, el cual ha sido acreditado por la International Joint Comission.

Conoce al Equipo

Nuestros Especialistas

armando gonzález

Médico radiólogo

claudia elizabeth torres navarro

Bióloga de la reproducción.

José María Mojarra Estrada

Biólogo de la reproducción y  director de la unidad.

alejandra gonzález

Médico radiólogo.

naara
castillón

Enfermera.

ramón humberto navarro yanez

Anestesiólogo.

susana
martínez

Aadministradora de la unidad.

octavio
díaz

Jefe de embriología.

margarita
acuña

Coordinadora de la unidad.

pedro
barreras

Embriólogo.

Nuestras Instalaciones

Tratamientos Y Procedimientos

Procedimientos Quirúrgicos

Contáctanos para obtener más infomración

La ablación endometrial es un procedimiento en el cual se inserta una pequeña cámara via vaginal a través del cuello hacia la cavidad uterina y consiste en destruir la capa interna del útero llamada endometrio. Se usa para tratar problemas de hemorragias uterinas de causa benigna y solamente en mujeres que ya no desean tener más bebés. Posterior a la ablación endometrial las pacientes permanecen en el hospital durante unas pocas horas y puede retornar a sus labores cotidianas en 24 horas. El sangrado es controlado o desaparece en más del 90% de los casos.
El síndrome de Asherman es el desarrollo de adherencias (cicatrices) dentro de la cavidad uterina, posterior a infecciones intrauterinas o legrados. Las adherencias pueden ocasionar infertilidad, abortos recurrentes, embarazo ectópico, dolor pélvico crónico o impedir que la paciente presente menstruaciones. Las adherencias intrauterinas se tratan mediante histeroscopia (la histeroscopia es un procedimiento mediante el cual se inserta una pequeña cámara via vaginal, a través del cuello uterino, hacia la cavidad uterina), posteriormente se inserta instrumental a traves del mismo histeroscopio para retirar las adherencias. En ocasiones se prefiere realizar el procedimiento junto con una laparoscopia (introducir una pequeña cámara a través del ombligo) para obtener una vista abdominal del útero y asegurar que no ocurra una perforación del útero. Posterior a la cirugía de adherencias intrauterinas por histeroscopia las pacientes permanecen en el hospital durante unas pocas horas y puede retornar a sus labores cotidianas en 24 horas. Posterior a la ablación endometrial las pacientes permanecen en el hospital durante unas pocas horas y puede retornar a sus labores cotidianas en 24 horas. El sangrado es controlado o desaparece en más del 90% de los casos.
Las adherencias dentro de la pelvis se tratan mediante cirugía de mínima invasión (laparoscopia). La laparoscopia ofrece muchas ventajas sobre la cirugía “abierta” por laparotomía, ya que se obtiene una excelente visualización y magnificación de la imagen de la adherencia que afecta los órganos pélvicos, lo cual la vuelve más segura, con menor sangrado y menor dolor, además de que la formación de adherencias es menor posterior a un procedimiento laparoscópico. Posterior a la cirugía de adherencias pélvicas por laparoscopia las pacientes permanecen en el hospital para su vigilancia siendo egresada en 24 hrs y puede retornar a sus labores cotidianas en 1 o 2 semanas.
Las anomalías congénitas de útero y vagina se tratan mediante cirugía de mínima invasión. Su identificación y tratamiento son importantes debido a que algunas de ellas pueden ocasionar infertilidad (tabiques uterinos), abortos recurrentes o parto prematuro. Los Tabiques uterinos se tratan mediante histeroscopia (la histeroscopia es un procedimiento mediante el cual se inserta una pequeña cámara via vaginal, a través del cuello uterino, hacia la cavidad uterina), con laparoscopia simultanea para confirmar el diagnóstico y asegurar la reparación adecuada de la malformación. Otras malformaciones como el útero doble (bicorne) o duplicado (didelfo) requieren reparación por via laparoscópica. Las malformaciones vaginales se tratan directamente por via vaginal. Posterior a la cirugía por laparoscopia las pacientes permanecen en el hospital para su vigilancia siendo egresada en 24 hrs y puede retornar a sus labores cotidianas en 1 o 2 semanas.
La histerectomía (quitar el útero), cuando no es por Cáncer ginecológico, se puede evitar ofreciendo tratamientos alternativos, que van desde el tratamiento hormonal (tomar o inyectarse hormonas), hasta otros procedimientos de mínima invasión que permiten a las mujeres mantener su útero. A continuación mencionamos algunas indicaciones de histerectomía que se pueden tratar de otra manera: Miomas del útero: Se ofrece el tratamiento médico (hormonal), la miomectomía laparoscópica o histeroscópica (quitar solamente el o los miomas). Endometriosis: Se realizan histerectomías en pacientes con endometriosis para tratar el dolor pélvico que ocasiona. Sin embargo, si la propia endometriosis no se trata el dolor va a continuar después de la operación. El tratamiento alternativo consiste en tratamiento hormonal, extirpación quirúrgica de las lesiones de endometriosis o un enfoque combinado de ambas, sin extraer el útero. Hemorragia uterina anormal: tratamiento alternativo la terapia hormonal y la ablación endometrial.
Los miomas son tumores benignos que aparecen en el útero de la mujer a cualquier edad. Dependiendo de su localización se clasifican en submucosos (los que están junto a la capa interna del útero que se llama endometrio), intramurales (se encuentran en todo el espesor del útero o matriz) y los subserosos (que se encuentran en la superficie del útero). De estos miomas los submucosos se tratan mejor por Histeroscopia. Los intramurales y subserosos por Laparoscopia (que consiste en introducir una cámara pequeña a través del ombligo y pinzas accesorias a un costado el abdomen por pequeñas incisiones de medio centímetro) con el fin de ver, extraer los miomas y suturar (cerrar con suturas) el útero. El procedimiento se realiza en la mayoría de los casos sin complicaciones, con una rápida recuperación y menos dolor, lo cual permite que la paciente quede hospitalizada por 24 horas (en comparación con la miomectomía“abierta” abdominal, en la cual se hospitaliza por 3 días a la paciente), y la reintegración a su vida cotidiana aproximadamente en 1 semana (en comparación con la tradicional que es de 4 a 6 semanas)
Consiste en interrumpir la comunicación entre el útero y los ovarios, evitando de esta manera que se unan los espermatozoides de la pareja con el óvulo liberado por los ovarios y por lo tanto que se no presente un embarazo. Se realiza por vía laparoscópica (que consiste en introducir un lente pequeño a través del ombligo y 2 pinzas accesorias a un costado el abdomen por pequeñas incisiones de medio centímetro, para visualizar y manipular las trompas de Falopio). Es un método de planificación familiar seguro y altamente efectivo. Se puede realizar mediante histeroscopia en consultorio (ver histeroscopia), mediante la inserción de unos dispositivos que se colocan dentro de ambas trompas de Falopio (Comercialmente llamado Essure), brindando una mayor satisfacción por parte de las pacientes ya que no deja cicatrices y es un procedimiento ambulatorio. Posterior a la oclusión tubaria bilateral por laparoscopia, las pacientes permanecen en el hospital durante unas pocas horas y puede retornar a sus labores cotidianas en 24 hrs.
Los pólipos endometriales son crecimientos anormales de la capa interna del útero (endometrio) benignos, pueden ocasionar hemorragias anormales, dolor pélvico o infertilidad. Se retiran por histeroscopia (la histeroscopia es un procedimiento mediante el cual se inserta una pequeña cámara via vaginal, a través del cuello uterino, hacia la cavidad uterina). Posterior a la resección del pólipo endometrial por histeroscopia, las pacientes permanecen en el hospital durante unas pocas horas y puede retornar a sus labores cotidianas en 24 hrs.
Los tabiques uterinos son retirados por Histeroscopia (la histeroscopia es un procedimiento mediante el cual se inserta una pequeña cámara via vaginal, a través del cuello uterino, hacia la cavidad uterina), a través del histeroscopio operatorio se inserta una tijera laparoscópica o dispositivos que cortan el tabique mediante energía. La laparoscopia se realiza al mismo tiempo que la histeroscopia para el diagnóstico adecuado y vigilar que no exista perforación del útero durante el corte del tabique. Posterior a la resección de tabique uterino por histeroscopia, las pacientes permanecen en el hospital durante unas pocas horas y puede retornar a sus labores cotidianas en 24 hrs.

La biopsia testicular es un procedimiento en el cual se extrae una pequeña porción del testículo para ser examinada. Se realiza haciendo una pequeña incisión en la piel del escroto y se extirpa una pequeña parte del tejido testicular a través de la incisión. El exámen se realiza cuando el análisis de semen sugiere que el semen es anormal y no se ha determinado la causa mediante otros exámenes.

También se puede realizar cuando la revisión testicular revela la presencia de una masa testicular.

Método de diagnóstico en el que se cultiva semen eyaculado en busca de infecciones por gonorrea, chlamydia y otros.

Es un procedimiento quirúrgico que nos permite ver el interior del útero por medio de una cámara (endoscopio). Este procedimiento puede realizarse con fines de diagnóstico o para resolver algunas patologías y problemas dentro del útero. Se puede realizar en el consultorio sin anestesia, generalmente con fines diagnósticos; o en quirófano cuando se requiere tratar algunos problemas dentro del útero como lo son: Miomas submucosos, Pólipos endometriales, Ablación endometrial, Tabiques uterinos y oclusión de las Trompas de Falopio. Posterior a la histeroscopia las pacientes permanecen en el hospital durante unas pocas horas y puede retornar a sus labores cotidianas en 24 hrs.

En los ovarios se encuentran unas estructuras llamadas folículos, dentro de cada folículo hay un ovulo, este debe ser liberado para lograr un embarazo. Esto se logra mediante el uso de medicamentos que hacen que los folículos crezcan y se rompan al llegar al tamaño adecuado, éste fenómeno se le conoce como ovulación. Una vez lograda la ovulación, se le realizará a la paciente una inseminación artificial o bien se le indicará que realice un coito, según sea el caso.

Consiste en la realización de ultrasonidos los días 2, 6, 9 y 11 del período, esto con la finalidad de medir los folículos dentro de los ovarios, adecuar la dosis de medicamentos y determinar el momento adecuado para la aspiración del óvulo.

La cirugía de mínima invasión en Ginecología (Laparoscopia e Histeroscopia) representa la mejor opción de tratamiento para la mayoría de las enfermedades de la mujer que requieren cirugía, son procedimientos seguros, de costo accesible, con pequeñas heridas y mejores resultados cosméticos que permiten una recuperación de la paciente más rápido. Todos los procedimientos requieren una evaluación completa de la paciente previa a su realización para garantizar seguridad y eficacia del tratamiento.

El Dr. José María Mojarra Estrada es líder nacional en el campo de la cirugía de mínima invasión, además de ser Pionero en el Noroeste de México, es reconocido como uno de los mejores Cirujanos del País con un amplio dominio en laparoscopia ginecológica e histeroscopia. Actualmente es Vicepresidente de la Federación Mexicana de Endoscopía Ginecológica (FEMEG).

Se realiza por vía laparoscópica y está indicada para tratar enfermedades como el Hidrosalpinx (acumulación de líquido dentro de la trompa), entre otras alteraciones que ocasionan oclusión de la trompa de Falopio. También se puede realizar por histeroscopia, cuando existe una oclusión de las trompas de Falopio que llamamos proximal, con el fin de “destapar” las trompas mediante un pequeño catéter.
En primer lugar, debe saber que no existe un tratamiento médico definitivo para la endometriosis. Los medicamentos pueden ser recetados para calmar el dolor y pueden disminuir la progresión de la enfermedad. La cirugía puede tratar la enfermedad, detener la progresión de la misma y es efectiva para quitar el dolor. La cirugía laparoscópica es considerada la mejor manera para tratar la endometriosis. El tratamiento consiste en visualizar y quitar las lesiones que ocasiona la endometriosis, reestableciendo la normal anatomía de los órganos internos y disminuyendo su progresión. A esto se suman los beneficios obvios de la laparoscopia de una corta estancia en el hospital y una rápida recuperación. La mayoría de las mujeres notan el alivio o la mejoría de los síntomas posterior a la cirugía. Además, las mujeres con infertilidad tienen una mejor probabilidad de embarazo posterior a la cirugía. Para las mujeres que tienen problemas de infertilidad y/o dolor pélvico con cada menstruación, el tratamiento mediante cirugía de mínima invasión ofrece los mejores resultados y minimiza las recurrencias en los años posteriores a la cirugía. Posterior a la cirugía por laparoscopia las pacientes permanecen en el hospital para su vigilancia siendo egresada en 24 hrs y puede retornar a sus labores cotidianas en 1 o 2 semanas.
Consiste en realizar un procedimiento diagnóstico de los órganos internos de la pelvis, como son la visualización directa de las trompas de Falopio, la parte posterior del útero y los ovarios. Todo esto con la intención de ver directamente si las trompas están o no permeables, si existen adherencias pélvicas o tumores de ovario. Se realiza mediante la inserción por vagina de una pequeña cámara a través del fondo de saco posterior y se introduce una pequeña cantidad de líquido para mejorar la visualización de los órganos pélvicos. Posterior a la cirugía por laparoscopia las pacientes permanecen en el hospital durante unas pocas horas y puede retornar a sus labores cotidianas en 24 horas.
La histerectomía (retirar el útero o comúnmente llamado matriz), es uno de los procedimientos quirúrgicos que realizamos con mayor frecuencia. Se puede retirar el útero por completo, o dejar el cuello (cérvix) en los casos en que la mujer lo desee y no exista contraindicación médica (Histerectomía Supracervical o Subtotal). En casos indicados los ovarios y las trompas se retiran junto con el útero. Las enfermedades benignas (que no son Cáncer) más frecuentes para realizar una histerectomía son:
  • Hemorragias anormales (Sangrado uterino anormal)
  • Miomas uterinos que crecen rápidamente o de gran tamaño, que ocasionan síntomas como dolor pélvico o sangrados anormales.
  • Prolapso uterino (caída del útero o matriz), cuando el útero se encuentra desplazado hacia la vagina y ocasiona infecciones, sensación de cuerpo extraño o dolor.
  • Endometriosis
  • Adenomiosis
Dado que la histerectomía es un tratamiento definitivo y permanente, se indica en pacientes que ya no desean tener hijos, en las que ha fracasado la cirugía conservadora o el tratamiento médico (con hormonas y otros medicamentos). El procedimiento se realiza en la mayoría de los casos sin complicaciones, con una rápida recuperación y menos dolor, lo cual permite que la paciente quede hospitalizada por 24 horas (en comparación con una histerectomía “abierta” abdominal, en la cual se hospitaliza por 3 días a la paciente), y la reintegración a su vida cotidiana aproximadamente en 1 a 2 semanas (en comparación con la tradicional que es de 4 a 6 semanas). Nuestra amplia experiencia en el campo de la histerectomía laparoscópica nos ha permitido realizar numerosas intervenciones, con excelentes resultados y plena satisfacción en todas las pacientes tratadas por esta vía.
Es un procedimiento quirúrgico que nos permite ver el interior del útero por medio de una cámara (endoscopio). Este procedimiento puede realizarse con fines de diagnóstico o para resolver algunas patologías y problemas dentro del útero. Se puede realizar en el consultorio sin anestesia, generalmente con fines diagnósticos; o en quirófano cuando se requiere tratar algunos problemas dentro del útero como lo son: Miomas submucosos, Pólipos endometriales, Ablación endometrial, Tabiques uterinos y oclusión de las Trompas de Falopio. Posterior a la histeroscopia las pacientes permanecen en el hospital durante unas pocas horas y puede retornar a sus labores cotidianas en 24 hrs.
En mujeres que se han realizado la salpingoclasia (oclusión de las trompas de Falopio) y desean nuevamente tener un embarazo de manera natural, se indica la recanalización tubaria mediante laparoscopia. Es importante mencionar que existen antecedentes que deben valorarse para garantizar el mayor éxito de la cirugía, como son: edad de la mujer, el tiempo que ha transcurrido desde que se realizó la salpingoclasia y el tipo de cirugía que se realizó; además de solicitarse un estudio llamado Histerosalpingografía para ver a que nivel se encuentran ocluidas las trompas. En caso de no ser candidata a este tipo de tratamiento te podemos ayudar mediante la Fertilización In Vitro (FIVTE). Cabe mencionar que somos los únicos en realizar este tipo de procedimientos en el Noroeste del país mediante laparoscopia. El procedimiento se realiza con una rápida recuperación y menos dolor, lo cual permite que la paciente quede hospitalizada por 24 horas (en comparación con la miomectomía“abierta” abdominal, en la cual se hospitaliza por 3 días a la paciente), y la reintegración a su vida cotidiana aproximadamente en 1 semana (en comparación con la tradicional que es de 4 a 6 semanas).
Los quistes de ovario pueden ser extirpados de forma segura y eficaz, independientemente del tamaño, mediante laparoscopia, permitiendo dejar la mayor cantidad de tejido del ovario sano en su lugar (la laparoscopia permite una mejor visualización del quiste). Posterior a la cistectomía laparoscópica, la paciente queda hospitalizada por 24 horas y la reintegración a su vida cotidiana aproximadamente en 1 a 2 semanas.

Estudio mediante el cual se analiza el esperma eyaculado. Requiere de un período de abstinencia de 3 a 6 días para una evaluación óptima. Típicamente se requieren 2 a 3 análisis seminales para obtener una evaluación real dado que la concentración de esperma puede variar de manera significativa. Los análisis seminales son un componente central en las pruebas de fertilidad masculina.

Algunos hombres no son fértiles porque a pesar de producir espermatozoides, cuentan con una obstrucción a nivel testicular que impide que los espermatozoides ingresen al semen. Los espermatozoides se obtienen por aspiración (microcirugía) del testículo o del epidídimo (tubo que conecta el testículo con el pene).

Consiste en la conservación de semen con el propósito de ayudar a asegurar una posibilidad de concepción en algún momento en el futuro.

Consiste en hacer que el óvulo y el espermatozoide de una pareja se unan fuera del cuerpo de la mujer bajo condiciones ideales de laboratorio. Posteriormente, los gametos obtenidos de esa unión, serán introducidos en el útero previamente acondicionado de la paciente

Este procedimiento microquirúrgico se utiliza como auxiliar de la fertilización in vitro, cuando los espermatozoides del paciente son muy escasos o no tienen la vitalidad necesaria para penetrar el óvulo por sus propios medios. Consiste en seleccionar los espermatozoides más aptos e inyectar uno de ellos dentro de cada uno de los óvulos recolectados.

Consiste en colocar el esperma previamente preparado en el laboratorio con un catéter a través del cuello y se deposita en la cavidad uterina.

¡Contáctanos!

Nuestra unidad cuenta con el respaldo y la seguridad que ofrece Hospital CIMA Hermosillo, el cual ha sido acreditado por la International Joint Comission.

En la URA se ofrecen una gama de tratamientos para promover la fertilidad, como son: Inducción de ovulación, inseminación intrauterina, fertilización in-vitro, entre otros.

Cédula profesional: 1878533
Cédula de especialidad en Ginecología y Obstetricia: AE-06957
Cédula de especialidad en Biología de la Reproducción Humana: AE-008921
Licencia sanitaria: SS08TR26030 030

Información

¡Programa tu cita hoy mismo!

Nuestra Dirección

Paseo Río San Miguel #49 Int. 116 y 117
Proyecto Río Sonora.
Hermosillo, Sonora. C.P. 83280

Teléfonos

212-12-10
212-69-60
259-09-55

Conoce al Equipo

Nuestros Especialistas

José María Mojarra Estrada

Aliquet adipiscing vivamus ultrices ipsum, commodo vitae, elit nec ipsam luctus. 

Marco Alfredo Velasco Herrera

Aliquet adipiscing vivamus ultrices ipsum, commodo vitae, elit nec ipsam luctus. 

Carlos
Ramirez

Aliquet adipiscing vivamus ultrices ipsum, commodo vitae, elit nec ipsam luctus. 

Octavio Díaz

Aliquet adipiscing vivamus ultrices ipsum, commodo vitae, elit nec ipsam luctus. 

Pedro Barreras Velarde

Aliquet adipiscing vivamus ultrices ipsum, commodo vitae, elit nec ipsam luctus. 

Anestesiología

Ramon Humberto Navarro
Monica Franco Garza

Asistente Clínico

Margarita Acuña Sosa

Urología

Esteban Alberto Estrada tapia

Enfermeras

Naara Castillon
Candelaria Borbon

Psicología

Coordinadora de URA

Carolina de la rosa